Colonoscopia

¿Qué es la colonoscopia?

Es una prueba en la que el médico examina el interior del colon a través de la visualización por medio de una cámara que está fija a un tubo flexible que, a través del ano, es introducida al paciente.

Con ayuda de dicho estudio el  médico puede detectar anormalidades como:

¿Cómo se realiza?

Se administra un medicamento aplicado por una vena, que ayudará a no sentir ninguna molestia. Estará consciente durante el examen, pero probablemente no recordará nada.

El paciente estará acostado sobre su costado izquierdo con las rodillas flexionadas hacia el tórax. El colonoscopio se introducirá a través del ano. Se desplaza suavemente hasta el comienzo del intestino grueso y se lleva de forma lenta hasta la parte más baja del intestino delgado. Se introduce un poco de aire a través del colonoscopio para brindar una mejor vista. Se puede utilizar la succión para retirar líquidos o heces, sólo en pequeñas cantidades, porque el paciente debió ser laxado previamente.

La mejor vista se obtiene a medida que se va sacando el colonoscopio; por lo tanto, se realiza un examen más cuidadoso mientras se va extrayendo este instrumento. Es posible tomar muestras de tejido con pinzas pequeñas para su estudio, introducidas a través del colonoscopio, durante todo el proceso, el médico va tomando las fotografías que considere necesarias dependiendo de los hallazgos.

¿Cómo prepararse para el examen?

Es necesaria la limpieza completa de los intestinos. Si los intestinos no están limpios, se puede omitir algún problema en el intestino grueso que necesite tratamiento. Esto se logrará a través del uso de enemas, no comer alimentos sólidos durante dos o tres días antes del examen y hasta laxantes.

Se le pedirá que beba abundante cantidad de líquidos claros durante 1 a 3 días antes del examen, por ejemplo:

Podrían solicitarle que deje de tomar ácido acetilsalicílico (Aspirina), Ibuprofeno, Naproxeno, medicamentos anticoagulantes, entre otros, durante varios días antes del examen. Si toma algún otro medicamento puede continuar su tratamiento, a menos que el médico le indique lo contrario.

Será necesario que deje de tomar pastillas o líquidos que contengan hierro durante unos días antes del examen, a menos que el médico le diga que no hay problema. El hierro puede producir heces negras, lo cual dificulta la visualización del interior del intestino.

¿Qué se siente durante el examen?

Los medicamentos le causarán sueño, así que posiblemente no sienta ninguna molestia y tal vez tampoco recuerde nada de la prueba.

Se puede referir una sensación de llenado a medida que el colonoscopio va entrando. Igualmente, puede sentir cólicos breves y dolor debido al gas a medida que se introduce aire o que avanza el colonoscopio. El paso de los gases es necesario y es de esperar que suceda.

Posterior al examen se pueden sentir algunos cólicos y producción de gases que disminuirán conforme el organismo se relaje, lo que puede tardar alrededor de 1 o 2 días.

¿Por qué razones se realiza el examen?

Existen varias indicaciones, algunas de las cuales serían:

El resultado normal es hallar tejidos intestinales saludables.

¿Qué riesgos hay?

Consideraciones

Después del examen, el paciente se sentirá somnoliento durante un tiempo, con distensión abdominal, o tal vez  dolor de cabeza, pero esto no es común. Puede eliminar muchos gases.

Debe ser capaz de volver a su casa aproximadamente una hora después del examen. Lo mejor es tener alguien que lo lleve a casa después del examen, porque estará aturdido y no podrá conducir.  Cuando esté en casa beba muchos líquidos, consuma  una comida saludable para restaurar su energía. Debe ser capaz de retornar a sus actividades regulares al día siguiente. Es prudente evitar conducir, operar maquinaria, beber alcohol y tomar decisiones legales durante al menos 24 horas después del examen.