Cáncer Renal

Cáncer renal

El cáncer renal representa del 2 al 3% de todos los tumores malignos, su incidencia máxima se da en países occidentales; siendo la lesión sólida más frecuente en el riñón en adultos, representando aproximadamente el 90% de todos los tumores malignos de riñón, predomina en el sexo masculino a razón de 1.5-1, con una edad promedio de presentación de 65 años.

De las neoplasias malignas de riñón, el carcinoma de células grandes (CCR) es el más común (85%), siendo el siguiente en frecuencia el carcinoma urotelial del sistema pielocaliceal.

Etiología y Fisiopatogenia del Cáncer Renal

Cuadro clínico del Cáncer Renal

Los pacientes reportan síntomas, ya sea locales o sistémicos, aunque hoy en día la mayoría de los tumores se encuentran incidentalmente al realizarse algún estudio de imagen abdominal.

Los signos locales que incluyen la triada clásica:

La mayoría de los pacientes no lo manifiestan, sin embargo cuando están presentes, confieren un mal pronóstico.

Los signos sistémicos suelen deberse metástasis o a la

Diagnóstico del Cáncer Renal

En la actualidad, la realización de estudios de imagen por diversas indicaciones ha hecho que la detección de masas renales se realice en forma temprana, antes de que se presenten manifestaciones clínicas. A pesar del diagnóstico temprano, la mortalidad por cáncer renal no ha disminuido en los últimos años.

Abordaje y manejo de las masas renales pequeñas

Quizá lo más relevante sea definir cuál es la conducta a seguir al encontrar una masa renal pequeña (<4 cm) de forma incidental en una tomografía o ultrasonido abdominal. La presencia de una masa quística compleja o el reforzamiento después de la administración de contraste son sugerentes de malignidad, mientras que una masa quística simple o que no refuerza, en particular si ésta es < 1cm, orienta hacia un origen benigno de la lesión. A mayor tamaño de la masa, mayor probabilidad de que sea maligna. Si no se logra determinar la benignidad de la masa de forma definitiva mediante sus características imagenológicas, se debe realizar algún tipo de intervención.

En pacientes jóvenes, con buena expectativa de vida y un riesgo quirúrgico aceptable, es preferible realizar nefrectomía parcial o radical. Por otra parte, en pacientes adultos mayores, con una expectativa de vida limitada, se suele optar por un procedimiento percutáneo, ya sea ablación térmica, crioablación o ablación con radiofrecuencia. El papel dela biopsia percutánea en masas renales pequeñas no es protagónico, ya que tiene una alta tasa de falsos negativos y sólo debe usarse en pacientes con masas irresecables.

Estadiaje de los tumores renales

Una vez que se ha hecho el diagnóstico de sospecha de cáncer renal mediante cuadro clínico e imagen, se requiere llevar a cabo un estadiaje para determinar la extensión de la enfermedad, lo cual se hace mediante una tomografía contrastada de abdomen y pelvis y una radiografía o tomografía de tórax (para visualizar metástasis a pulmones). La resonancia magnética del abdomen se usa para evaluar la vena cava inferior si se sospecha invasión tumoral. En caso de que la masa renal sea central, es importante realizar una ureteroscopía para descartar que se trate de un carcinoma urotelial. La evaluación debe incluir también Biometría Hemática, calcio sérico, pruebas de funcionamiento hepático, creatinina sérica y tiempos de coagulación.

Tratamiento de cáncer renal

El manejo de las masas renales pequeñas ya se mencionó anteriormente. La masas renales > 7cm y aquellas con características imagenológicas invasivas tienen por otro lado, un alto potencial de malignidad. El tratamiento debe tener como finalidad conseguir la resección completa, ya que de ese modo es posible conseguir una tasa de curación de hasta 60%.

Existen diferentes métodos como la cirugía y quimioterapia. El quirúrgico es el más utilizado, con la intención de resecar el tumor.

Especialidades que lo tratan:

Medicina interna, nefrología, urología, oncología.

Bibliografía:

1 (National Comprehensive Cancer Network), 2012; Globocan 2008 (International Agency for Research on Cancer of world Health Organization; Guidelines on renal cell carcinoma of European Association of Urology, 2010.

1Guía de Práctica Clínica Diagnóstico y tratamiento del Cáncer Renal en el Adulto; México: Instituto Mexicano del Seguro Social, 2013.

2Guía EXARMED; Editores en Jefe: González-Quesada Carlos Joaquín, Romano Munive Adriana Fabiola; Sistema Inter Editores; 3ª edición; México 2012; pp 262-264.

 

Conozca PET CT (Tomografía por Emisión de Positrones), su aliando en la lucha contra el cáncer.